Ambiente rústico, una elección más natural

Ambiente rústico, una elección más natural

Un ambiente rústico permite sentirse integrado en la naturaleza, algo menos artificial que lo que podemos encontrar en un piso más urbano. En este tipo de decoración, se juega con la piedra natural o, al menos, con azulejos que la imiten y aporten un toque diferente a lo que suele ser tradicional.

El azulejo rústico ayuda a dar a una estancia ese toque más rural, más cercano a lo natural y combina perfectamente con la presencia de plantas, que pueden ayudar a dar forma a este tipo de decoración. Probablemente, se piense en este tipo de ambientes en lugares como casas de campo, viviendas en pequeñas pueblos y similares, pero en un piso de ciudad puede utilizarse también, con excelentes resultados.

 

El ambiente rústico no es solo para viviendas rurales

 

Un piso urbano puede parecer lo más alejado de ese ambiente rural, pero gracias a la cerámica se puede acercar al campo. Hay muchas colecciones que toman como referencia el mundo natural y pueden hacernos sentir como si estuviéramos en otro lugar, más tranquilo y agradable, lejos del ruido de la ciudad.

 

Los colores que recuerdan al barro cocido y la piedra pueden ser una buena elección para el salón y los dormitorios. Además, se puede combinar con unos muebles de madera, que también recuerdan al ambiente “de pueblo” y que, apoyadas por la presencia de plantas y una decoración “campestre”, trasladan a quien visita la casa hasta ese otro ambiente.

Para conseguir el aspecto que se busca con la utilización de este tipo de gres con aspecto rústico, hay que tener también en cuenta la iluminación. Este tipo de decoración necesita mucha luz, así que la presencia de ventanas es fundamental. Nada de cortinas pesadas que tapen la luz, sino que se debería utilizar un tipo de cortina que permita su paso y no impida que lo inunde todo.