La elegancia del pavimento de gres 45×45, al servicio de la decoración de nuestro hogar

La elegancia del pavimento de gres 45×45, al servicio de la decoración de nuestro hogar

Los interiores de nuestra vivienda pueden estar decorados de maneras muy diferentes y pensadas para ofrecer la mejor imagen posible para ella. Normalmente, pensamos en utilizar pavimento de gres 45×45 para conseguir el estilo que buscamos y podemos llegar a imaginar que si nos centramos en el acabado en brillo, nuestra vivienda quedará más agradable y acogedora. Pero no solo hay modelos de pavimento de gres 45×45 con este tipo de acabado, sino que también podemos optar por un acabado en mate.

Este tipo de acabado permite que disfrutemos de un diseño diferente, que también puede ofrecer un estilo de decoración interesante y que combine bien con el estilo de los muebles que tengamos en el salón. Además, la extensa variedad de colores y diseños que tenemos a nuestra disposición, permite que podamos elegir entre todos ellos los que mejor se ajusten a nuestros gustos y deseos.

Los azulejos de gres mate de 45×45 son igual de resistentes que los que tienen acabado en brillo, aunque su durabilidad es ligeramente superior, ya que la ausencia de la capa superior en brillo permite que se mantengan durante más tiempo con la superficie inalterada. Esto permite que su duración sea bastante superior y que resistan mejor el paso del tiempo y los posibles golpes accidentales que puedan sufrir a lo largo del tiempo.

Por lo demás, se trata del mismo tipo de material, aunque los azulejos de gres mate 45×45 tienen alguna caracteristica que los diferencian de los acabados en brillo. Por ejemplo, al no tener un acabado en brillo no resbalan tanto cuando cae agua sobre ellos, permitiendo que sean más seguros en espacios donde hay posibilidad de caer agua, como en cocinas o baños. También es más adecuado para colocar en exterior, ya que resisten mejor las inclemencias del tiempo y los golpes que puedan sufrir por piedras, ramas caídas o muebles de jardín, que usualmente tienen un acabado menos protegido.

Para espacios interiores podemos encontrar modelos como el Covadonga, que no solo es mate, sino que permite un tipo de decoración variada y con un diseño que rompe con lo tradicional. Para el exterior podemos optar por el modelo Sueras, que ofrece un aspecto más rústico, pensado para estar en la parte exterior de la vivienda.